Buenavista y nuestros ‘enclaves’ turísticos

Vista al Amboró
Vista al Amboró/Foto: Adriana Aré

Estos días de vacación de verano, las familias que no pueden salir al exterior por falta de recursos económicos o por las restricciones de tiempo optan por los atractivos que ofrece la ciudad y sus alrededores. No hay paquetes bien organizados y, por lo tanto, la elección de destinos en el departamento es prácticamente espontánea.

 Si se busca algo cerca, las mejores alternativas son la hermosa Buenavista o el mítico fuerte de Samaipata. Algo más alejadas y con incomodidades en sus rutas están San Javier y Concepción, donde se puede apreciar el rico patrimonio de las misiones jesuíticas.

En Puerto Suárez está el Pantanal, destino que exige un poco más de gasto y tiempo de traslado, si se elige el viaje por carretera o tren.

En realidad, si las autoridades cruceñas se convencen del potencial turístico que tiene la región y de su efecto multiplicador en la economía local, tendrían que priorizar estos ‘enclaves’: Buenavista y todo el circuito del norte, el área de influencia de las misiones jesuíticas y Samaipata, junto a sus poblaciones vecinas como Vallegrande, con la ruta del Che.

Buenavista tiene una ligera ventaja sobre los otros destinos, que es el estado de la carretera para acceder a esa región. Allí se puede llegar en poco más de una hora y sin contratiempos, porque la ruta está buena.

Excepto los recurrentes cobros y controles de peaje en los 100 kilómetros que la separan de la capital, trasladarse a la zona resulta placentero, por el paisaje.

El pueblo luce maravilloso, con sus calles limpias y seguras. Su microclima es especial para combatir el calor y la variedad de su flora y fauna invita a la aventura. Para quien busca paz y contacto con la naturaleza, lo consigue en sus cabañas habilitadas para el descanso. Por si fuera poco, en la zona está El Cafetal, la única planta beneficiadora de café de Santa Cruz. Allí se puede conocer cómo se cultiva e industrializa este grano, en un curioso ‘tours’.

Hay una gran riqueza de recursos y diversas oportunidades para emprendimientos. Por cierto, los esfuerzos para desarrollar el turismo en el área son aislados  y casi exclusivos del sector privado.

Del Estado, del Gobierno Departamental y de los municipios se ve poco, por no decir nada. Si hay convencimiento y coordinación entre todos, estos ‘enclaves’ turísticos pueden despertar y generar más ingresos

Hacienda "El Cafetal" Foto: Adriana Aré
Hacienda "El Cafetal" Foto: Adriana Aré

.

Anuncios