Entre el gozo y la ansiedad

Varios argentinos han festejado el segundo gol de Sneijder como si fuera de la selección albiceleste. El cabezazo del 10 de “la Naranja”, que marcó otra histórica eliminación del pentacampeón mundial y la clasificación de Holanda a semifinales, ha sido celebrado largamente por los porteños que esperan con ansiedad el partido del sábado de Argentina frente a Alemania, en otra final adelantada en Sudáfrica. Los argentinos gozan con la eliminación de la “verdeamarillo”, no sólo porque ha caído su eterno rival, sino porque el principal candidato para ganar el Mundial quedó a medio camino, como ocurrió en 2006, lo que se ve como otra señal de que la Copa de Sudáfrica parece estar cerca de Argentina. En las calles de Buenos Aires muchos comentan y disfrutan la eliminación brasileña. Un locutor de la televisión local llegó a calificar como ”la noticia del año” la derrota de Brasil, cuando se moría el partido. Mientras en Buenos Aires se gritaron los goles holandeses como si fueran propios, en Sudáfrica Diego Maradona ha optado por no hacer leña del árbol caído y se ha mostrado cortante cuando le preguntaron sobre la eliminación brasileña. El entrenador dice estar con la mente puesta sólo en el partido de su selección y el problema de Brasil es eso,”un problema de Brasil”. Pero así como muchos porteños festejan, otros creen que hay que poner freno al gozo, pues Argentina tiene su propia preocupación que es Alemania. En las tierras argentinas se respeta mucho a los alemanes, por lo que hay un optimismo medido para el partido de este sábado. En las horas previas también se percibe ansiedad, como lo ha manifestado una presentadora de televisión, pues se reconoce en la selección germana una potencia futbolística y una historia que no tienen sus anteriores rivales de este Mundial. En la antesala del juego, la inquietud de la gente se ha enfocado al estado de la salud de Messi, que no entrenó el jueves por precaución. Sin embargo, ha sido el propio Maradona el encargado de devolver la calma al confirmar a la estrella entre los once y al poner un 8 sobre 10 al actual nivel de los 23 futbolistas de la albiceleste. Pero la cautela de los hinchas no detiene una ilusión que ha crecido tras la la victoria ante México. La fiebre por la selección se la siente en las calles con el aumento de la venta de banderas, pósters, afiches, bufandas y vuvuzelas, así como las ofertas de los cafés para ver el partido en pantalla gigante. Clarín, el mayor diario argentino, hizo circular este viernes con su edición una bandera para alentar a la albiceleste. Aunque no está en los cálculos, también se escucha comentar que si Argentina no pasa este sábado lo mejor hubiera sido alentar a Ghana para que Uruguay no supere las dos copas de la albiceleste y Alemania no consiga su cuarto campeonato mundial.

Anuncios

Un comentario en “Entre el gozo y la ansiedad

Los comentarios están cerrados.