“La Bruja” y sus guerreros

Foto: El Deber

Los hinchas rojos admiramos a Lígori desde cuando fue hace unos años el caudillo de la defensa de nuestro querido equipo. Su primera conquista importante como DT acaba de llegar nada menos que con el club que lo hizo grande en el fútbol boliviano: Guabirá. “La Bruja” decidió hace unos meses que la hora de dirigir a los azucareros había llegado este año y ahí está, con el trofeo de la Copa AeroSur del Sur entre las manos. Martín ha permitido que se adelante el carnaval en el norte cruceño y que los hinchas de Guabirá tengamos derecho a soñar en 2010 con un Guabirá protagonista de la Liga. 

Los pilares del éxito de Lígori se notan en la cancha. “La Bruja” ha conseguido en poco más de un mes transmitir a sus jugadores lo que siempre ha pregonado: “tener un equipo de obreros”. Hacía tiempo que no se veía correr tanto a Guabirá para lograr un título.
El Guabirá de este año tiene lo que siempre se le reclamó a este equipo: “garra y mística”. El que entra a la cancha con la roja ahora corre hasta agotarse. Lo hace igual el veterano Cristaldo, de 40 años, como el intrépido lateral Flores, de sólo 18 años. El éxito de Guabirá en la Copa AeroSur del Sur se asienta en la seguridad de su principal caudillo, el “Mono” Galarza, que ha estado monumental en los tres partidos. Lígori ha montado una muralla defensiva, con hombres bien parados y ordenados como Flores, los paraguayos Centurión y Ojeda, y el lateral Jiménez, reforzados por el experimentado Ronald Arana. Corriendo como en sus viejos tiempos, en el medio Cristaldo mete pelotas y las recupera todo el tiempo. Adelante, Gonzalo Acosta y Franklin Becerra molestan incesantemente a los defensores rivales.
Cuando juega Verduguez, las opciones para ganar son mayores. Cuando está bien física y anímicamente, Getulio Vaca Diez es el creador que siempre quiso tener Guabirá. Y si el enganche Matías Arce rinde como se espera, da para soñar.  

Lo de la AeroSur es un gran paso. Los guerreros rojos están listos para dar batalla en los próximos dos torneos, que seguramente serán difíciles. Si se hace un esfuerzo más de contratar un volante de marca experimentado y otro delantero que acompañe a Acosta, da para seguir esperando  nuevas conquistas. Por ahora, tenemos el DT que queríamos tener. Un hombre que ama la roja, que conoce el medio y con la modestia y la prudencia que lo consolidan como el líder de su grupo. Hay también una buena base de jugadores y una dirigencia que está cumpliendo. Queda pendiente que los hinchas y las empresas del norte los apoyemos en serio.  

Anuncios