El nuevo gabinete de Evo

Foto: ABI

El presidente arrancó su segundo mandato con un gabinete renovado. Las mayores novedades son las salidas de sus tres polémicos ex delfines Juan Ramón Quintana, Alfredo Rada y Walker San Miguel, que lo acompañaron en prácticamente toda su primera gestión, y la consolidación del principio de equidad de género, con el juramento de diez mujeres, en un grupo de 20 colaboradores.

¿Pesó finalmente la presión de los llamados movimientos sociales para la salida de los tres pesos pesados del gabinete anterior de Morales? Probablemente. Lo cierto es que el mandatario no parece haber tomado su decisión de sacarlos de su entorno íntimo con el pleno convencimiento de que tenía que hacerlo. El mismo Evo dijo que los ministros de los últimos dos años fueron los mejores, por la dureza de la etapa. En todo caso, Rada, Quintana y San Miguel terminaron desgastados por este proceso tenso, no sólo en el país, sino también dentro del Gobierno. Los tres ex ministros se van, pero nada garantiza que pierden poder, pues el propio Morales dijo que no los dejará abandonados ni permitirá que ellos dejen al Ejecutivo.

Los que se quedaron, al parecer porque tienen la confianza absoluta del Mandatario y de los movimientos sociales, además que realizaron una gestión sin grandes contratiempos son el canciller David Choquehuanca (virtualmente “hermano” de Morales y símbolo del indigenismo masista), el ministro de Autonomía, Carlos Romero, la ministra de Transparencia Nardy Suxo, el ministro de Educación Roberto Iván Aguilar (permanentemente alabado por Evo), el ministro de Finanzas, Luis Arce Catacora (hombre al que se le atribuye el éxito de la gestión económica de Morales), y el ministro de Obras Públicas, Walter Delgadillo.

Sorprende la designación de Oscar Coca en una cartera esencialmente política como la de la Presidencia, en lugar del controvertido Juan Ramón Quintana, ya que el primero siempre ejerció cargos de perfil técnico, como Obras Públicas y, últimamente, Hidrocarburos, donde tuvo roces con el presidente de YPFB Carlos Villegas.

En el cargo de Gobierno no es sorpresa la designación de Sacha Llorenti, uno los miembros del entorno de Morales que tuvo un desempeño activo con los ex ministros Quintana y Rada en el periodo de la confrontación con los autonomistas. Si bien Sacha fue activista de los derechos humanos antes de llegar al poder, destacó últimamente por su perfil duro en la anterior etapa del Gobierno.

Una cara nueva para un cargo importante como el de Defensa es la de Rubén Saavedra Soto, que trabajó antes en la Unidad de Investigaciones Financieras y no tuvo experiencia hasta ahora en el área que acaba de ingresar. En Planificación, Morales se jugó por Elva Viviana Caro Hinojosa, una economista del área agrícola, que se desempeñó en la Unidad de Políticas Económicas (Udape).

El único cruceño conocido en el gabinete es Luis Fernando Vincenti, un hombre tradicionalmente de izquierda, de la Uagrm, y ex director del nuevo YPFB, que fue nombrado Ministro de Hidrocarburos. Una mujer de El Alto, sin mayores antecedentes, es Antonia Rodríguez Medrano, nueva ministra de Desarrollo Productivo y Microempresas. En Minería, Evo se jugó por un viejo dirigente sindical de los mineros, Walter Gómez, que conoce el tema en el altiplano boliviano.

Una ex asambleísta del MAS, Nilda Copa Condori, es la nueva ministra de justicia, en tanto que en la cartera de Defensa Legal Morales apostó por la ex jueza potosina Elizabeth Arismendi Chumacero. En Trabajo no hay mayores referencias de Carmen Trujillo Cárdenas, al parecer ex parlamentaria. En Salud, el presidente se jugó por la destacada médica chuquisaqueña, ex directora del Sedes de ese departamento, Sonia Polo Andrade. Otra dama interesante en el gabinete es María Esther Udaeta, una investigadora del tema aguas y derechos indígenas, que dirigirá el Ministerio de Medio Ambiente.

La conocida campesina cruceña y luchadora social masista, Nemesia Achacollo, es la nueva Ministra de Desarrollo Social y Tierras, mientras que en Cultura Evo eligió a la conocida artista orureña con raíces cruceñas, Zulma Yugar.

La posesión del nuevo gabinete de Evo deja las siguientes lecturas: 1.-Prescinde de tres fusibles, ex pesos pesados, como Rada, Quintana y San Miguel, aunque seguirán colaborando. 2.-Apuesta por la equidad de género (¿influencia de Ana María Romero?) 3.-Los movimientos sociales consiguen más peso. 4.-Intenta mejorar los equilibrios regionales.

Anuncios