Los ex unionistas y el pragmatismo de Evo

“Las elecciones se ganan con votos”. Esta frase que comunicó Evo Morales a un grupo de periodistas la mañana de este sábado 31 de octubre refleja con claridad el espíritu pragmático, más que la solvencia ideológica, del presidente y candidato del MAS. Fue la respuesta que le dio a un comunicador que le preguntó sobre las críticas que surgieron en las filas masistas por las adhesiones de algunos ex unionistas y dirigentes de barras bravas a la campaña oficialista en Santa Cruz.

¿Está dispuesto Evo Morales a cruzar ríos de sangre, como en algún momento lo hizo Jaime Paz Zamora para aliarse con Hugo Banzer Suárez, un ex verdugo de los miristas? Por lo visto y escuchado, indudablemente sí.

“Son compañeros de base que fueron utilizados por neoliberales. Las elecciones se ganan con votos. Me han llamado para contarme que también se sumarán ocho futbolistas cruceños, que quieren jugar fútbol conmigo y hacer campaña. Entre ellos está el legendario arquero Leo Fernández”, expresó contento el mandatario, con lo que está claro que las incorporaciones de ex unionistas o gente anteriormente patrocinada por la institucionalidad cruceña en las movilizaciones autonomistas tienen su visto bueno.

Evo Morales también resaltó las posibles adhesiones de empresarios de Beni a su campaña. Dijo que, como nunca, los empresarios han ganado plata durante su gestión y ahora aportan incluso económicamente a su campaña.

Definitivamente, Evo Morales es pragmático, pues acaba de sumar y está orgulloso de tener a quienes hasta hace unas semanas le cantaban en las tribunas: “Evo, Evo cabrón”. Los que no están muy contentos son algunos campesinos que no olvidan las palizas recibidas en Santa Cruz por estos grupos de choque que estuvieron antes al servicio de las movilizaciones autonomistas.

Definitivamente, Morales ratifica la vieja lógica maquiavélica para la política: “El fin justifica los medios”. Por ahora se necesitan votos para ganar las elecciones y, si se puede, arrasar para copar la Asamblea Plurinacional y aprobar como quiere el MAS las 100 leyes que reglamentarán la nueva CPE.

Después del 6 de diciembre, con el voto ya marcado a su favor, los masistas no tendrán seguramente problemas en sacar de sus filas a estos oportunistas que ahora les sirven como guardaespaldas en un territorio que aún no pudieron conquistar.

Tampoco deberá sorprender a nadie que la tentación del poder termine por seducir no sólo a jugadores de fútbol, sino también a modelos, a mises, a empresarios y hasta periodistas.

Anuncios