Untoja, aplomado, Laruta, propositivo, y Surco, enredado

Foto: www.eldeber.com.bo
Foto: http://www.eldeber.com.bo

Fue un buen debate el que tuvieron la noche del domingo 25 de octubre los candidatos a senadores por La Paz, Fernando Untoja (Convergencia), Carlos Hugo Laruta (UN) y Fidel Surco (MAS). El perdedor, indudablemente que fue el representante del masismo. El ganador, por algunos momentos el postulante por el partido de Manfred Reyes Villa, pero por otros momentos el postulante por el partido de Samuel Doria Medina.

Untoja se mostró fuerte cuando habló de las autonomías indígenas, pero se cayó cuando Laruta cuestionó su intervención en el acápite de la coca. Surco comenzó el debate relativamente cómodo cuando expuso su visión sobre la nueva CPE, al sostener que la nueva misión de su partido en la Asamblea Plurinacional será su implementación.

Sin embargo, enseguida trastabilló cuando Untoja le preguntó si se consideraba indígena u originario. “Soy aymara”, le respondió, sin saber diferenciar los dos conceptos remarcados por el candidato a primer senador por La Paz por Convergencia. Untoja buscó polarizar en esta parte el debate con Surco, pero de inmediato saltó Laruta para hacer ver que el partido de Manfred tiene un programa muy superficial y no dice qué hará con la CPE.

“Una de nuestras medidas será cambiar el Código de Procedimiento Penal”, respondió el candidato del partido de Reyes Villa. La segunda parte del debate fue más caliente, ya que Untoja intentó asociar las propuestas del MAS y la de UN en el tema de las autonomías. Aclaró que Convergencia apoya las autonomías departamentales y las municipales, pero no las indígenas. En esta parte fue duro cuando le dijo a Surco que debería sentir verguenza de ser llamado indígena, ya que éste es un término neocolonial, con el que se hace demagogia y con el que las ONGs movilizan a miles de personas.

Laruta insistió en que su partido está de acuerdo con las autonomías indígenas, pero que buscará aplicar todos los modelos de autonomías a partir del concepto de unidad y equidad en el desarrollo.

El candidato de UN, que fue relegado por Untoja y Surco en las dos primeras partes del debate, comenzó a repuntar cuando se tocó el tema de la coca. Aquí desnudó algunas señales de desinformación de Untoja en el tema del conocimiento del mercado de la hoja y le hizo notar su falta de propuestas. El candidato de Convergencia respondió que el planteamiento de su partido es hacer cumplir la ley.

En este acápite fue cuando Surco tuvo más inconvenientes, ya que fue duramente cuestionado, tanto por Untoja como por Laruta. El candidato del MAS dijo que el Gobierno ha sido el que más combatió el narcotráfico y aseguró que habrá racionalización de la hoja de coca, llegando a 20.000 hectáreas. Sin embargo, Laruta le criticó el incremento de la producción de cocaína y de coca en esta gestión, así como el hecho que no se haya avanzado en la instalación de una planta de industrialización.

En el tema económico Laruta se mostró fuerte. Surco se complicó al tratar de explicar el modelo estatista-comunitario del Gobierno y cuando Laruta le increpó por renegar de la palabra empresario. Untoja dijo en esta parte que el mejor modelo económico se construye con educación, ya que se debe formar empresarios para exportar.

Quedaron en evidencia en este debate tres visiones distintas de país. Untoja mostró más oficio para debatir. Lució su rostro contestatario, más que propositivo. Al candidato de Convergencia le faltó, sin embargo, mostrar que su partido tiene un plan. Por su lado, Laruta no tuvo hasta cierta parte del debate el aplomo de Untoja. Se dejó marginar de la discusión en los primeros minutos de la discusión, pero repuntó cuando decidió romper su libreto, que estuvo marcado por la necesidad de ser disciplinado con la exposición del programa de UN. Eso sí, fue el mejor informado y el más propositivo. Surco mostró en cambio más su talla de líder de los movimientos sociales antes que de intelectual. Su mérito fue afrontar el desafío de debatir, a pesar de sus limitaciones frente a sus dos contrincantes, que tienen una reconocida trayectoria académica. Se enredó mucho y se lo vio sin reacción ante los cuestionamientos.

Con esta experiencia poco grata de su candidato a senador por La Paz, el MAS tendrá que analizar si conviene arriesgarse a enviar a los debates a sus líderes más populares o hacerse representar por sus mejores cuadros. Esta vez el gran perdedor fue Surco, aunque les ganó a sus dos contricantes en compañía, ya que llegó a las instalaciones de El Deber con barra, banda y un fuerte equipo de asesores. En cambio, Laruta y Untoja llegaron prácticamente solos.

Anuncios