¿Quién ganó el debate?

Foto: www.eldeber.com.bo
Foto: http://www.eldeber.com.bo

Fue un primer buen intento. Es cierto que se vio a tres candidatos cautelosos, evitando el choque frontal. Se respetaron mucho para mi gusto y alguno de ellos desaprovechó la oportunidad para plantarse con firmeza y posicionar sus ideas.

Lo importante es que Germán Antelo (PPB-Convergencia), Gabriela Montaño (MAS) y Óscar Ortiz (UN) se sentaron dando la cara a la gente. Por eso, ganaron los tres en el primer debate nacional de candidatos a senadores por Santa Cruz. Desde el salón Pedro y Rosa, de El Deber, se dio la señal al país de que algunos políticos de la capital cruceña tienen madurez democrática, tolerancia y predisposición a responder a la demanda ciudadana de conocer las propuestas electorales.

Que el encuentro de los tres candidatos tuvo limitaciones, las tuvo. Que no fue perfecto, seguro que sí. Lo que no se puede negar es que fue una contribución al proceso electoral. Es mejor tener debate que no tenerlo. Es mejor tener información en vez de tener sólo propaganda. Por eso, cualquier iniciativa de los medios de comunicación de estimular el debate en la campaña, es un esfuerzo valorable.

Ganaron los tres, porque mostraron vocación democrática y tolerancia, en un país donde faltan esos atributos. Germán Antelo debutó en un debate electoral y así se lo vio. Algo intranquilo, pero con la predisposición a escuchar y proponer. Evitó el choque con sus adversarios de la mesa y procuró ser propositivo. Se nota que es menos político que Ortiz y Montaño y que comienza a hacer sus primeras armas en una actividad complicada.

Sobresale el compromiso público de Antelo de cumplir todo su periodo legislativo en caso de ser elegido senador, con lo que se descarta que sea candidato a la Prefectura o a la Alcaldía. También destaca su anuncio de continuar la lucha por la autonomía.

De Óscar Ortiz sobresale su aplomo en las intervenciones, con lo que se corrobora que su paso por el Parlamento le ha dado ya temperamento y experiencia política. Fue incisivo con Gabriela Montaño y un poco menos con Antelo, a quien intentó incomodar un par de veces. Antelo hizo su parte preguntando a Ortiz por qué el candidato presidencial de UN, Samuel Doria Medina, no había mostrado compromiso en la lucha por las autonomías. El presidente del Senado buscó, de su parte, poner en apuros al ex líder cívico con la interrogante sobre el futuro político de Antelo.

Ortiz intentó también inquietar a Montaño con críticas directas al candidato presidencial Evo Morales. Lo hizo con sus cuestionamientos al desinterés del mandatario por los problemas económicos del país y aludió el presunto incremento del narcotráfico.

Gabriela Montaño se defendió adecuadamente en los dos temas. Dijo que la economía boliviana marcha mejor y que el narcotráfico no comenzó con Evo Morales. También se mostró incisiva con sus dos adversarios del debate, tratando de posicionar a ambos como miembros de la oposición y carentes de propuestas. Además los vinculó con supuestas acciones realizadas al margen de la ley para consolidar la autonomía.

El debate no alcanzó para más, pero lo importante es que fue un primer intento democrático de confrontar ideas. Ahora se espera que el Presidente acepte debatir con sus otros adversarios. Porque el único que ganará será el votante. Esta vez ganaron Germán Antelo, Oscar Ortiz y Gabriela Montaño. Se benefició también la gente.

Anuncios