Arrancaron las campañas. Qué pasó con la comunicación?

Marcelo Vera 1Por Roberto Marcelo Vera

Cincuenta y pico spots con la correspondiente frecuencia y tocando toda la diversidad de temas “electoralmente potenciales” posibles (desde las inversiones de YPFB, pasando por las 450.000 operaciones de vista gratuitas, hasta un spot que reivindica nuestro “derecho propietario” sobre la diablada, en desmedro de la embajadora de la belleza del Perú), cientos de vallas repartidas en todas las ciudades del país, con una separación entre una y otra a veces menor a 500 metros, cuñas radiales muy bien elaboradas, páginas enteras de los medios impresos, etc., etc., etc. Todo en perfecta cohesión y alienado a un gran eslogan: “El cambio es tuyo”. Todo prolijo y efectivo salvo por un pequeño detalle…Yo no pienso votar por Evo Morales!.

Entonces …si no pienso ni quiero votar por el candidato oficialista, qué hacen los otros posibles candidatos para convencerme a mi y los otros 10 millones de compatriotas que en diciembre hay posibilidad de, por lo menos, conseguir un equilibrio de fuerzas gracias a una votación diferente a las que vaticina la fría estadística.

Allí es dónde empiezan los dolores de cabeza por todo lo que se está viendo a nivel de propaganda en medios masivos. Aclaro que este análisis no tiene que ver nada con las ideologías, ni con los programas, ni con las propuestas de cada uno de los candidatos. Tiene que ver con el aspecto más “glamoroso” del asunto: La imagen política, que no es lo mismo y está bastante más lejos de la reputación política. Hoy sólo nos preocuparemos de la imagen

Como elemento inicial mencionaré que esta debe ser la primera oportunidad en los veintitantos años de vida democrática que el aparato comunicacional del Gobierno es muchísimo más efectivo que el de la oposición, (lo que no es un detalle menor). Desde la asunción de Morales que este gobierno viene dando cátedra a la hora de hablar de efectividad comunicacional, lo cual es poco menos que tenebroso.

Estamos a menos de 3 meses de las elecciones y la propaganda de los candidatos opositores al gobierno genera sentimientos más cercanos a la lástima. Veamos algunos soportes:

Gráfica
Por ejemplo las vallas gráficas de Samuel Doria Medina y su eslogan jalado de los pelos Juntos pongamos Bolivia a trabajar, largo, aburrido y alejado de la verdad, en resumen malo. En cuanto al diseño gráfico en si, desde la pésima elección de los colores hasta la poca prolijidad con que se resolvió la fotografía hablan a gritos de una campaña improvisada.

Tv
En la televisión la situación tampoco cambia. Por un lado volvimos a los tristes spots de hace 30 años atrás en los que se mostraban únicamente imágenes de mítines políticos, marchas militares de fondo musical y voces coreando el nombre del candidato. Por el otro, el intento de dotar de carisma al señor Doria Medina no mejora con los años, se hace más acartonado y falto de naturalidad. Por favor!. Como ciudadano opositor a este gobierno exijo un poco más de iniciativa y talento a los candidatos llamados a ser la alternativa para este 6 de diciembre.

Internet
Aquí si que la cosa es bastante triste. Mientras en Estados Unidos Obama consiguió que más de 18 millones de personas miren por internet un spot viral (sólo se podía ver por internet) llamado Yes, we can convirtiéndose en el primer candidato político en usar exitosamente las bondades de internet, en nuestro país la cosa “va pa tras” como dice un amigo.

De entrada nomás se cayó la estantería con el Blog de Manfred Reyes Villa: http://alianzadeunidad.blogspot.com/ (por si acaso el dato del blog figura en el perfil de Facebook de Manfred http://www.facebook.com/pages/Manfred-Reyes-Villa/62769014547?v=info). Más allá de ser un blog de lo más normalito, en su banner inicial comete la torpeza de incluir está frase: “el 6/12/09 búsquenos, estaremos primero y a la izquierda de Evo” (en alusión a la papeleta electoral). El de Doria Medina, si bien es bastante aburrido no comete desaciertos como el recién mencionado.

A ver, quienes tienen el privilegio del acceso a la información y a un entorno crítico probablemente me acusen de ser simplista, que la imagen no lo es todo, dirán. Muchos estarán más preocupados por el contenido de los programas de gobierno (que hasta donde vi en el caso de algunos candidatos llega a ser ofensivo) Pero permítanme retrucar con la siguiente pregunta, ¿cuántos de los 10 millones de bolivianos puede informarse o basar su criterio, y lo que es más peligroso: la decisión de su voto, en lo que ve en un spot de TV y el mensaje que este transmite?..

Desconozco si los encargados de las campañas electorales de Manfred Reyes Villa (PPB-Convergencia) o Samuel Doria Medina (UN-CP) son curtidos asesores políticos, expertos publicistas o milagrosos alquimistas del marketing, o si son extranjeros o locales, lo único cierto, a mi criterio, es que se están aplazando y esto sólo hace más fuerte a la postura de la candidatura del MAS.

En propaganda, así como en publicidad, es necesario e imperativo tener buenas ideas: Las ideas no dependen del presupuesto ni de mucha complejidad, muchas veces es suficiente con un buen discurso y el carisma del candidato. Dejando de lado la presencia de varios famosos, el siguiente vídeo es una buena combinación de lo dicho:

Anuncios