La ‘furia roja’ otra vez nos hace sonreír

por Tuffí Aré Vázquez, ex presidente

FL GUABIRA CAMPEON 47Guabirá es credo, es sentimiento, es toda una región. El club de nuestros amores acaba de dar un paso clave en su nueva carrera por el ascenso a la Liga Profesional del Fútbol Boliviano, la categoría que nunca debió perder, sobre todo por su peso, por su historia y por la mística que transmite nuestra maravillosa hinchada. Clasificar a la Copa Simón Bolívar es siempre un objetivo difícil de conseguir, por el largo camino que significa la disputa del campeonato de la Asociación Cruceña de Fútbol, quizás el torneo más competitivo de la categoría del ascenso en el país. No es un error decir que quien gana la ACF tiene gran chance de subir a la Liga, por el poderío de rivales como Real Santa Cruz, Deportivo Warnes, Destroyers y Universidad, aunque no hay ‘clubes chicos’ en la asociación. Clasificar a la Simón Bolívar es una obligación que Guabirá casi siempre cumplió. Ascender y mantenerse en la primera es un sueño de todos los años y que otra vez lo volvemos a tener en este año 2009. Por motivos laborales, este año no pude seguir todos los partidos de mi equipo querido, pero he tratado de estar en los más importantes. Hace una semana comprobé que el amor de nuestra hinchada por su club está más fuerte que nunca, cuando la Caldera del Diablo se volvió a teñir de rojo en el clásico norteño ante Deportivo Warnes. Ese día no se pudo dar la clasificación, pero hoy volvemos a soñar y sonreír. Guabirá está otra vez en la Simón Bolívar y se lo ha conseguido por el esfuerzo de los muchachos que entran en la cancha, por la perseverancia y el enorme sacrificio del presidente Gerardo Rosado y de la dirigencia actual, pero, especialmente, por la fuerza de nuestros miles de hinchas que nunca abandonan a su “furia roja”. Se acaba de dar el primer gran paso. Falta dar el segundo, para el que será necesario un impulso final de nuestras instituciones del norte y de los miles de hinchas que deben mantenerse, como siempre, fieles a nuestro club. Festejemos y preparémonos para buscar el objetivo final: ascender otra vez a la Liga. Porque Guabirá vive más que nunca y es grande como su región: el Norte Integrado. otra vez nos hace sonreír

Anuncios