Sacha, el fiscal de los medios

Foto: patrianueva.bo
Foto: patrianueva.bo

Es viceministro de coordinación de los Movimientos Sociales pero sobresale por ser uno de los personeros gubernamentales que más ataca y critica a los medios de comunicación no oficialistas. Este jueves en la noche lo volvió a confirmar en el espacio televisivo No Mentirás, de la red PAT.

Sacha Llorenti, ex presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, tiene una especial fijación con diarios y canales que no sirven al Gobierno. En el programa mencionado insistió en que el año pasado hubo un intento de golpe cívico apoyado por varios medios de comunicación.

Cuando la conductora de No Mentirás, Sissi Añez, le preguntó cuáles son esos medios opositores, Llorenti respondió que son algunos canales televisivos como las redes Uno, PAT y Unitel. Además, recordó que se los identificó también en la reunión del presidente Evo Morales con los directivos de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Añez le repreguntó también cuáles son los medios oficialistas, a lo que el viceministro respondió: “Lamentablemente son pocos. Está canal 7, que es un medio que informa de todas las actividades del Estado”, refirió, a tiempo de señalar que los otros canales que no mencionó intentan ser más equilibrados. 

Por si fuera poco, en otra de sus intervenciones cuestionó el contenido de una encuesta de No Mentirás, en la que este programa preguntó cuál es la causa de la desunión de los bolivianos. “Es una pregunta mal planteada”, expresó el viceministro, que asegura que en Bolivia ahora hay menos desunión que antes.

Llorenti insistió en otra parte de la entrevista con sus críticas a los medios, al afirmar que hay algunos que están exagerando y creando un mal ambiente con el tema del Silala. Menos mal que Llorenti fue presidente de la Asamblea de Derechos Humanos, pues se supone que esa es una institución que defiende derechos ciudadanos elementales como el de la libertad de prensa. De todas maneras, no deja de sorprender su enorme preocupación por el trabajo de los periodistas, sobre todo de los que llama opositores. Ojalá que la pluralidad y responsabilidad que exige  a los medios privados también las exija a los medios públicos.

Anuncios