Johnny en campaña intensa para la Alcaldía

Foto:www.boliviahoy.com
Foto:www.boliviahoy.com

El jefe nacional de UCS, Johnny Fernández, está ganando tiempo con su campaña proselitista rumbo a la alcaldía cruceña. Por el momento sólo él y el actual burgomaestre Percy Fernández están en plena actividad política, en relación a otros potenciales candidatos a la comuna cruceña.

Sitel, el canal televisivo de Johnny Fernández, es el punto de referencia del avance de la campaña del ucesista. Lo sigue en los barrios y en sus distintas proclamaciones. En uno de sus actos políticos, Fernández mencionó como la  fortaleza la campaña los avances alcanzados en su gestión, como la doble vía a La Guardia y bonos para los escolares, que ahora han sido eliminados.

Con Percy Fernández y Johnny Fernández prácticamente en carrera, los otros candidatos tendrán que sacudirse cuanto antes si no quieren perder terreno.

Boliviamar en el abandono total

www.elcomercio.com.pe
http://www.elcomercio.com.pe
Un periodista del diario El Comercio, de Lima, visitó la semana pasada el puerto de Ilo, donde se lanzó en 1992 con bombos y platillos el proyecto Boliviamar, con el que nuestro país conseguiría prácticamente un acceso soberano al Pacífico.

El comunicador constató que este puerto boliviano cedido por Perú está prácticamente en un abandono total. Allí vivirían 6.000 bolivianos, pero su uso es marginal. Apenas queda un monumento, al que ya le quitaron la placa con la que lo entregaron.

Hace 17 años que Alberto Fujimori y Jaime Paz Zamora lanzaron el proyecto, que no despegó nunca. El cónsul actual de Bolivia en ese sitio dice que ha presentado una propuesta para construir albergues destinados a los jóvenes. La idea es fomentar sus visitas para que conozcan el mar. En la parte comercial, nadie aprovecha posibles ventajas, pues los exportadores bolivianos prefieren sacar sus mercaderías por puertos chilenos. Se sabe que para llegar a Ilo apenas se lo hace en cuatro o cinco horas desde La Paz.

Pero así está el panorama. Bolivia sigue con su demanda de un acceso soberano al mar, peo no aprovecha este “regalo” peruano que está totalmente abandonado.

Japón cambia a su gobierno después de 54 años

Foto: www.japantimes.co.jp -SATOKO KAWASAKI
Foto: http://www.japantimes.co.jp -SATOKO KAWASAKI

Los japoneses, habitualmente reacios al cambio, acaban de apostar por el cambio. La segunda economía del mundo, afectada por una fuerte crisis, le ha pasado la factura al partido liberal, en el poder desde 1955.

Al menos dos o tres generaciones niponas han nacido y vivido con el mismo partido en el Gobierno. Nunca conocieron otro, pero acaban de tomar una decisión histórica. Tendrán un nuevo partido en el poder, luego de 54 años. Se trata de una fuerza política de centro izquierda, que acapara los curules del Congreso.

El partido liberal fue el que impulsó la recuperación, tras la guerra Mundial, de Jápón y luego activó el potenciamiento de la segunda economía del planeta.

Tras vivir en recesión durante las dos últimas décadas, agravada por la burbuja de la crisis financiera mundial, los japoneses apoyaron el cambio político, buscando que se asuman acciones urgentes contra el desempleo y el envejecimiento de esa nación. Finalmente, se dieron cuenta de que los problemas en la economía tienen sus causa también en el sistema  político. Como creen en la competencia en la economía, han optado por incorporar también en la política el principio de la competencia. Asumen así que no se puede vivir con un partido único. Y enseñan que el poder no es eterno.

La Fiscalía y sus idas y vueltas con el fútbol

Foto: Diario El Deber
Foto: Diario El Deber

Hace dos semanas el Fiscal del Distrito, Jaime Soliz, denunció un supuesto complot contra Blooming. Lo hizo posiblemente para salvar la responsabilidad de los organizadores y de los encargados de la seguridad del primer partido por la Copa Sudamericana entre la Academia cruceña y el equipo uruguayo de River Plate. Su afirmación sonó poco seria. La supuesta prueba de semejante hipótesis de la primera autoridad del Ministerio Público era un correo electrónico que recibió de alguien anónimo, que atribuyó el escándalo del golpe de un hincha a un futbolista uruguayo a una iniciativa de algún extranjero que llegó al estadio para instruir que se perjudique a Blooming.

La conjetura del Fiscal incluso tocó la imagen de River Plate, por la sospecha que se alimentó inicialmente desde algún medio de comunicación sobre este club. Tampoco se descartó que el probable complot que imaginó Jaime Soliz venga de algún rival de los celestes. Fue tan poco seria su revelación, que se cayó al corto tiempo. Se derrumbó apenas unas horas o días después de conocerse de la multa de $us 10.000 a Blooming y de la reclusión del joven hincha Juanito Rivero en un centro de salud mental.

Superado el bochorno, se aflojó el debate de este problema de inseguridad en el estadio, sin responsables en la Fiscalía ni en la Policía, y el problema pasó al olvido hasta el último clásico entre Oriente y Blooming.

Sobrevino entonces un nuevo escándalo en el principal estadio departamental, con el planchazo criminal que le propinó Sergio Jáuregui a un jugador de Oriente Petrolero, cerca de uno de los camarines. El defensor bluminista huyó del Tahuichi apenas se enteró de que los fiscales lo estaban buscando. Algo pasó horas después para que la gente del Ministerio Público afloje su inicial firmeza en la búsqueda del jugador.

Sergio Jáuregui logró con su presencia en los medios de comunicación y en el hospital donde estaba la víctima de su patada cambiar a su favor parte de la opinión pública y, también, posiblemente la actitud inicial de la Fiscalía. No se sabe si al final el Ministerio Público lo citó o no a declarar en el marco de la denuncia en la justicia ordinaria planteada por la dirigencia de Oriente. Lo cierto es que el jugador agresor parece haber arreglado por el momento esta situación desfavorable con una disculpa y una visita la tarde del lunes pasado a la Policía y a la Fiscalía. Según las versiones de prensa, se presentó voluntariamente y se abstuvo de declarar. Otras versiones indicaban que había sido citado por el caso para que esté el martes. Lo cierto es que Jáuregui no sólo se fue de Bolivia, sino que integra la delegación oficial de Blooming que jugará el jueves con River Plate en Uruguay.

Pero lo que llama la atención en este tema son las idas y venidas de la Fiscalía, independientemente del debate acerca de si este caso se tiene que tratar en la justicia ordinaria o en la deportiva.

Fueron sorprendentes las declaraciones del fiscal Joadel Bravo que, después de haber buscado a Jáuregui en el estadio el día de la agresión, se mostró manso como una paloma 24 horas después. “El acto de Jáuregui de disculparse muestra su caballerosidad”, le dijo a los canales de TV, a tiempo de señalar que no correspondía su detención pues estaba acusado de lesiones leves contra el jugador Medina, que tiene 12 días de impedimento. Alguien comentó en tono irónico que el fiscal Bravo hasta parecía el abogado defensor de Jáuregui y no la parte acusadora.

Pero más sorprendente es la declaración última del fiscal Soliz en el progama No Mentirás. En una línea diferente a la de su subalterno, la máxima autoridad del Ministerio Público dijo que se debió imputarle a Jáuregui el delito de tentativa de homicidio, es decir, una acusación por la que hay cárcel casi segura. ¿Qué puede decir ahora el fiscal Joadel Bravo ante semejante afirmación de su superior? Habrá que esperar.

Pero Soliz no se quedó sólo ahí. Denunció graves fallas de seguridad en el clásico, con el fomento de actos vandálicos entre las barras bravas y con la sobreventa de entradas por parte de los organizadores. O sea, ¿los fiscales que fueron asignados al estadio para el partido de alto riesgo del pasado domingo no pudieron intervenir para evitar estas irregularidades? El hombre fuerte del Ministerio Público no sólo está alertando sobre anormalidades después de los hechos, sino que admite la propia ineficiencia de su personal y del que cuida la seguridad de hinchas, espectadores y futbolistas.

Por si fuera poco, en las últimas horas el jugador de Oriente Marcelo Aguirre fue identificado como uno de los futbolistas verdolagas que atacó violentamente a un joven hincha de Blooming y Soliz anunció que intervendrá de oficio para castigar semejante abuso que tiene prostrado en el hospital al afectado.

La gota está rebalsando el vaso. La violencia en el fútbol y la falta de sanciones amenazan peligrosamente con provocar un descontrol absoluto. El problema se complica más con la conducta poco firme de las autoridades, que reaccionan sólo por la presión de la opinión pública y que cambian fácilmente de postura, como se lo ve en estos hechos recientes.

Otro loco peligroso en el Tahuichi

Foto: Fuad Landivar, Diario El Deber
Foto: Fuad Landivar, Diario El Deber

Hace unos 15 días fue un chico llamado Juanito. El violento muchacho saltó el enmallado de la curva naciente del Tahuichi y preso de su furia atacó a un jugador del uruguayo club River Plate. No hubo policía que se percate del peligroso hincha celeste que obligó a la suspensión del partido de la Copa Sudamericana y a un castigo a su equipo, que deberá pagar 10.000 dólares y afrontar con un resultado adverso de 0-3 el juego de vuelta en Montevideo.

Juanito estuvo preso unas horas. La sacó barata, pues los jueces dispusieron que sea llevado a un centro de salud mental para que reciba ayuda médica. Jóvenes violentos hay por todas partes y no sólo en el estadio. El problema es que la seguridad de los escenarios deportivos es muy vulnerable.

Con ese antecedente llegó un nuevo clásico cruceño. Se anunció casi 1.000 personas en el sistema de seguridad para controlar cualquier pasión desenfrenada en un siempre caliente duelo. Pero esta vez no fue un hincha el que desató un nuevo escándalo. Le tocó a los jugadores. Sergio Jáuregui es el protagonista de un lamentable suceso, que no sólo le puede costar una dura sanción deportiva sino también un castigo judicial. El violento defensor de Blooming se vio envuelto en un acto casi criminal.

El cronómetro marcaba el minuto 42 del primer tiempo. Oriente ganaba cómodamente con goles de Jhasmany Campos y Medina. Venía un nuevo ataque albiverde. Jáuregui saltó a despejar un peligroso centro y recibió un manotazo casi imperceptible pero fuerte en la cara, que lo derribó dentro de su arco. Se levantó, identificó a su agresor, correteó y lo empujó hasta tumbarlo al suelo. Era el delantero uruguayo Medina. Tumulto, roja para Jáuregui, doble amarilla para Medina y los dos expulsados de la cancha.

Apenas se renaudaba el caliente partido cuando Jáuregui decidió esperar al otro actor del duelo, cerca del camarín orientista. Nadie intentó impedir un ataque premeditado del defensor celeste, que se veía venir. Desde las repletas graderías se presentía que ocurriría algo grave. Se acercó Medina al túnel y Jáuregui saltó para propinarle un criminal planchazo en el cuello del uruguayo. Bochorno total.

Nuevo tumulto y un muchacho con la camiseta de Oriente intentando vengar al delantero herido de su equipo. Camilla y gran susto para los colegas de Medina, que de inmediato fue trasladado a un centro médico. Jáuregui lo pudo matar. Agresión con saña y alevosía. Se supo luego que la Fiscalía buscó en el entretiempo al defensor bluminista en el camarín para aprehenderlo por semejante delito, pero ya se había escapado.

Jáuregui no sólo tendrá que aparecer para responder ante la justicia deportiva. Su falta es tan grave que raya en un delito penal. Este lunes seguramente los fiscales lo volverán a buscar y ya no bastará con que lo califiquen de loco, como al hincha Juanito. Ahora tendrá que responder por su criminal patada ante su club, ante la justicia ordinaria y ante la justicia deportiva.

Es que no se puede tener correteando por las canchas del país estos jugadores que en cualquier momento ponen en riesgo las vidas de sus propios colegas. Hay que esperar esta vez un castigo realmente ejemplarizador y que siente precedente en el fútbol boliviano. Pero hay que también tomar en cuenta que un nuevo escándalo en los estadios tiene causas como los malos arbitrajes y el escaso control del escenario. Nuevamente volvió a fallar la gente que debe estar concentrada en su tarea para evitar desmanes fuera y dentro de las canchas.

El nuevo discurso del MAS para las elecciones

alvaroevoAgotada la agenda de octubre negro, que planteó fundamentalmente la nacionalización de los hidrocarburos y la realización de una Asamblea Constituyente para aprobar una nueva CPE, el gobierno del MAS ha replanteado su oferta política con miras a las elecciones presidenciales de diciembre.

Tanto Evo Morales como Álvaro García Linera, han adelantado en los últimos días las líneas discursivas del masismo. Ambos creen que aprobada la nueva Constitución se abre otra etapa en el país, ya que la anterior puso fin a la teoría del empate catastrófico. Con aires triunfalistas, el Gobierno se adjudicó la victoria de esa larga batalla ideológica en Bolivia y ahora apunta a dar continuidad por largo tiempo a sus resultados.

Ya hay nueva CPE y ya se nacionalizaron los hidrocarburos. El MAS también da por consolidada la derrota de la visión de Estado que tenía la derecha y no sólo se jacta de haberla enterrado políticamente sino que también le arrebató su principal bandera de lucha todo este tiempo: las autonomías.

Ante esta realidad, el Gobierno ya definió su nueva agenda, con la que seguramente intentará conquistar el voto en la etapa preelectoral: consolidar las autonomías, terminar de enterrar a la llamada derecha, estigmatizándola como “terrorista y separatista”, pero, sobre todo, ofreciendo obras de alto impacto para el futuro y un reimpulso de la economía.

Menos política y más economía. Más gestión, en pocas palabras. Eso es lo que al parecer ofrecerá en la campaña el presidente Morales. En esa perspectiva, sus ofertas ya comenzaron a difundirse: -al menos cuatro o cinco grandes aeropuertos en polos de desarrollo del país como Puerto Suárez o Chimoré, carreteras por todos lados, explotación del litio, exportación del hierro de Mutún, trenes eléctricos y otras obras.

Por si fuera poco, ha ofrecido un programa para los próximos 50 años. De su lado, el vicepresidente García Linera asegura que éste es el único Gobierno que puede asegurar todas esas obras, ya que tiene 8.000 millones de dólares para hacerlo (¿serán las reservas internacionales del BCB?).

La otra línea de la campaña masista será inaugurar y entregar obras por todos lados en estos meses previos a las elecciones. Ya lo está haciendo casi a diario, sobre todo en el oriente boliviano, donde aún tiene dificultades para ganar. Desde la entrega de estadios hasta la dotación de tierras serán las acciones que encarará Evo Morales en la campaña. ¿Será suficiente para ganar en el oriente boliviano? Se sabrá el 6 de diciembre.

Lo cierto es que el oficialismo gana tiempo y le saca ventaja todos los días a la oposición, que no define aún cómo participará en los comicios. Para ese fin tiene a su disposición un gran aparato comunicacional y los recursos del Estado, sobre los que  casi no hay control.

No obstante, la nueva agenda electoral tendrá temas que pueden afectar el posicionamiento del MAS. Estos son: la corrupción y la ineficacia en las empresas estatales, como YPFB, las persecuciones políticas y la transgresión de algunos derechos constitucionales.

La burguesía de Santa Cruz y el apoyo a un colla

GANTELOSEl entorno del ex líder cívico cruceño y actual precandidato presidencial por el MNR, Germán Antelo, está molesto con la indiferencia de la llamada burguesía o los grupos de poder de Santa Cruz. Mientras el establishment paceño ha decidido dividir su votación entre Evo Morales y un candidato nacido en la sede de Gobierno, en el departamento cruceño la clase dirigente duda de concentrar su respaldo en el candidato nacido en Montero.

Se sabe que son constantes las reuniones de la paceñidad para no ceder poder al liderazgo cruceño o al de otras latitudes que no sean la sede de Gobierno. Por eso, apenas conocida la intención de Germán Antelo de postularse, vino la reacción de la paceñidad para neutralizarlo.

Se movilizaron de inmediato el ex mandatario Carlos Mesa, a quien acusan de un marcado anticruceñismo, el ex alcalde y prefecto José Luis “Pepelucho” Paredes, Hugo San Martín y Jimena Costa, entre otros, para cerrarle el camino a la otra parte de la paceñidad que apoya a Evo Morales y al nuevo enemigo en cancha, nada menos que un ex presidente del Comité pro Santa Cruz.

Se sabe hace mucho tiempo que hay un grupo empresarial andino importante en el seno del gobierno de Evo Morales, con vínculos visibles con los llamados empresarios venezolanos “patriotas”, que con el impulso de Hugo Chávez, llegaron a Bolivia a hacer grandes negocios y a comprar algunos medios de comunicación para ponerlos al servicio del “proyecto masista revolucionario”.

El tema ahora es quién conquista a la otra mitad de la burguesía paceña que ha estado excluída estos tres años y medio del poder. Como todo lo que proponga la élite cruceña es una amenaza para esta otra mitad, ha comenzado a gestarse un proyecto llamado Frente Alternativo, que no contempla a Samuel Doria Medina ni a Jorge Quiroga, castigado el primero por su cercanía al MAS en la actual gestión de Gobierno y estando casi muerto políticamente el segundo, por sus graves errores tácticos.

Este proyecto se propone encumbrar como candidata a la intelectual Jimena Costa, a Manfred Reyes Villa o a Víctor Hugo Cárdenas. Lo llamativo del caso es que tiene respaldo en sectores de la burguesía cruceña, gracias a las conexiones del ex podemista Óscar Ortiz, a quien seguramente le darán un buen espacio en las listas de candidaturas a la Asamblea Plurinacional.

¿Quiénes son los sectores de los grupos de poder de Santa Cruz que le están dando su apoyo al posible candidato andino en desmedro del candidato Germán Antelo? No están aún visibilizados y seguramente será difícil identificarlos, sobre todo tras el repliegue por la investigación del caso Rózsa.

Lo cierto es que la propia Jimena Costa reveló que el sábado pasado tuvo una reunión en La Paz con Germán Antelo para convencerlo de integrar el frente del candidato opositor colla, ya que no se puede dividir el voto de la mayoría cruceña entre un candidato andino y un candidato local como Antelo.

Significa que se estaría tratando de convencer al ex líder cívico para que decline y opte por una postulación a un cargo en la Asamblea Plurinacional. Pero tarde. Antelo parece estar atrapado por la ilusión que le generó el MNR de ser su candidato presidencial, un puesto más atractivo que el de simple asambleísta plurinacional. Si los asesores del ex presidente cívico tienen experiencia y olfato político tendrían que sopesar si realmente es más conveniente que quede atrapado por los emenerristas o ceda a participar en un proyecto de más largo plazo, en el que posiblemente resigne estar en primer plano, pero que se asegure al menos un futuro político interesante como segundo de un binomio o como miembro de la Asamblea Plurinacional.

Lo cierto es que la burguesía paceña se está moviendo bastante, lo que no se nota en la burguesía cruceña y tarijeña, llamadas como en ningún momento anterior a asumir un mayor protagonismo. Es cierto que el golpe certero con las denuncias del caso Rózsa causaron un repliegue del que aún no salen algunos líderes cruceños. Sin embargo, en cierto momento tendrán que definir una posición sobre las elecciones que vienen.

Por eso es importante comenzar a saber por ejemplo qué proyecto apoyará el Comité pro Santa Cruz, la Prefectura, la CAO, la Cainco, la Federación de Profesionales, las cooperativas y otros sectores de la llamada institucionalidad. Por ahora, más que protagonistas parecen estar de espectadores. ¿Apostarán por un candidato camba o por un postulante colla a la Presidencia? No lo dicen aún. Sin embargo, algo se ve. Oscar Ortiz encabeza la opción de apuntalar una candidatura colla con apoyo de grupos locales de Santa Cruz. Otro sector del poder cruceño parece estar más bien con Germán Antelo. Este bando ya se ubicó en el MNR de Santa Cruz, de donde ha salido esta carta política.