El periodismo, un bastión contra el ‘narco’

por Verónica Calderón, Madrid

Comparto con los lectores de La Calle este artículo publicado este jueves 16 de julio por el diario español El País. Rescata el progreso conseguido en los últimos años en Colombia en la consolidación de la institucionalidad y el aporte de los medios de comunicación a esta nueva realidad de ese país.

El periodismo colombiano ha contribuido al fortalecimiento de las instituciones en su país, según reflexionaron los especialistas reunidos en una mesa de debate convocada por la Embajada en España del país suramericano en la Casa de América de Madrid. Las experiencias recogidas, desde la inestabilidad colombiana en los años ochenta hasta la consolidación de un sitio preponderante en la sociedad, pueden ser útiles para países que atraviesan por una situación similar, como el caso de México.

El director de la revista colombiana Semana, Alejandro Santos, explicó cómo “la prensa colombiana fue un importante bastión de la resistencia” frente a la guerra que el narcotráfico colombiano declaró al Estado en los años ochenta, y “ésta es una lección para lo que está viviendo hoy México”. El periodista colombiano comentó que el narcotráfico representa una amenaza para la democracia mexicana “con mucho más poder y dinero que lo que tenía en su momento el cartel de Medellín”.

Por su parte, Jaime Abello Manfi, director de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, recalcó que las instituciones colombianas se han fortalecido y que esto ha consolidado el ejercicio del periodismo en Colombia. Abello explicó que desde 2008 no se ha registrado una muerte vinculada con el ejercicio del periodismo.

El historiador colombiano Jorge Orlando Melo agregó que en su país es “imposible censurar a un periodista”, si bien reconoció que puede recibir un castigo posterior. Melo identificó a las guerrillas y a los grupos paramilitares como las principales amenazas para los profesionales de la información.

El profesor Germán Rey señaló que uno de los principales problemas que aqueja al periodismo, no sólo al colombiano, es el periodismo “de fuentes”, que deja de lado las historias personales y el trabajo de investigación. “Se hace un periodismo que reacciona, pero que no es propositivo”, comentó. “Los periodistas no dicen que hacen historias, dicen: ‘Yo hago salud’, ‘yo hago seguridad’. Esta actitud refleja una falta de hambre por buscar noticias”, apuntó Rey.

Miguel Ángel Bastenier, columnista de EL PAÍS, agregó que la prensa colombiana es leída por un reducido sector de la sociedad y que la crisis de los medios impresos no hará sino agravar esta situación. “La prensa está ahí, pero sólo es leída por un grupo minoritario”, subrayó.

El redactor jefe de Internacional del diario Abc, Borja Bergareche, se refirió al camino que aún queda por recorrer. Recordó que Colombia aún es uno de los sitios más peligrosos para ejercer el periodismo, ya que ocupa el cuarto lugar mundial en asesinatos de periodistas; sólo le superan Irak, Argelia y Rusia.

Anuncios