Puntualizaciones sobre la crisis hondureña

Foto: AFP
Foto: AFP

Como muchos hechos, el enfoque de la crisis hondureña por los actores interesados y por los medios de comunicación varía en función de diversos intereses. Me permito realizar precisiones y enumerar medias verdades para puntualizar luego hechos irrefutables.

MEDIAS VERDADES (O SEA FALSEDADES)

1.- No fue golpe de Estado, fue suspensión del presidente Manuel Zelaya.

2.-En Honduras hubo una calma total tras el golpe de Estado.

3.-Todo país debe resolver con soberanía sus problemas políticos internos. La crisis ya fue solucionada por los poderes legalmente constituidos.

VERDADES

1.-El domingo pasado hubo un golpe de Estado en Honduras. El presidente Manuel Zelaya fue detenido violentamente en su casa y sacado en piyamas de su país. No hubo proceso judicial previo.

2.-La Corte Suprema “legalizó” la acción militar. El Parlamento convalidó luego el golpe mostrando una carta dudosa de renuncia del Presidente y sus ministros. Uno de los argumentos posiblemente falsos de la dimisión fue el de “motivos de salud”. Zelaya apareció en Costa Rica sano y algunos de sus ministros estuvieron presos. Si fueron renuncias voluntarias, no hubiera sido necesario detenerlos.

3.-No hubo calma, pero tampoco derramamiento de sangre. Hay movilizaciones a favor y en contra de Manuel Zelaya y del nuevo régimen de facto. La paz se conserva estos días con un estado de sitio.

4.-Los presidentes de casi todos los países del continente reaccionaron porque, ante todo, se cuidan las espaldas y no quieren ser golpeados, más que por tener una vocación democrática. Algunos defienden el voto que los llevó al poder, pero gobiernan de espalda a las minorías y a los otros poderes que deben actuar con independencia. Varios de ellos no dijeron nada sobre el denunciado fraude en la elección del presidente de Irán.

5.-Manuel Zelaya pretendía aplicar una encuesta no reconocida por los poderes y la institucionalidad. Es posible que buscaba luego imponer a la fuerza sus resultados, lo que generó una elevada desconfianza. Esto no justifica de ninguna manera la iniciativa de aplicar un golpe de Estado.

6.-Manuel Zelaya es el presidente constitucional y Micheletti el presidente de facto. Sin embargo, ambos perdieron la legitimidad y han polarizado Honduras. Cualquiera de los dos en el poder seguirá ahondando la crisis política de ese país y enfrentando a los hondureños.

7.-La OEA defiende los gobiernos elegidos por voto, pero no se pronuncia casi nunca sobre los excesos de algunos de ellos, que rayan en conductas de alcance dictatorial. Hay gobiernos constitucionales que han desgastado otros poderes como el Judicial y que acosan permanentemente al Legislativo, pero la entidad de José Miguel Insulza no dice nada.

8.-La decisión de algunos presidentes de acompañar a Zelaya a Tegucigalpa para que recupere el poder es provocativa y no solucionará la crisis. Se deben buscar otras salidas que disminuyan el riesgo de una gran confrontación que puede derivar en un derramamiento de sangre de los civiles.

9.-Las amenazas de Hugo Chávez de derrocar a Micheletti es una clara injerencia, un abuso, una impertinencia.

10.-La OEA fracasó con su ultimátum y sus amenazas contra el gobierno golpista. El régimen de Micheletti se adelantó estratégicamente con su decisión de salir de ese organismo, antes de que Honduras termine expulsada. Esto puede sentar un mal precedente. La OEA desgastará su rol de guardián de las democracias si no promueve una salida creativa a la crisis.

Anuncios