Llobet confirma que Branko es el dueño de El Día

fotos_vip_001Cayetano Llobet preside el directorio de El Nuevo Día, que desde este domingo se volverá a llamar El Día, nombre con el que fue fundado por el fallecido abogado Luis Gutiérrez Dans. Como lo anunciara primicialmente este blog (La Calle), Llobet fue invitado a participar en un cargo importante de este diario cruceño.

El periodista no sólo confirmó su designación, sino que no tuvo reparos en revelar sin vueltas que el ex líder cívico Branko Marinkovic es el principal accionista de la sociedad anónima que controla la propiedad de El Día. Llobet también ratificó a Eduardo Bowles como director, ya que goza de su total confianza.

De la participación de Branko Marinkovic como accionista de este medio impreso se venía hablando hace mucho tiempo, incluso antes de que Alfredo Leigue Urenda oficializara el traspaso de sus acciones hace un par de meses.

En una entrevista con No Mentirás, Llobet dijo ser enemigo de esconder la propiedad de los medios. Por eso no puso reparos en revelar que Marinkovic es el propietario principal de El Día. También dijo que mantendrá una línea editorial crítica, sin perder la pluralidad y la objetividad.

Este domingo se realizará el nuevo relanzamiento de este periódico con su nombre original de El Día. No habrá por ahora mayores cambios en sus estructuras de mando, como la dirección y los puestos administrativos clave, según lo adelantó el presidente del directorio.

Televidentes de No Mentirás se pronunciaron algunos a favor y otros en contra de la compra de El Día por parte de Marinkovic. Los que lo respaldan creen que este medio reflejará la demanda autonomista de la región, en tanto que los que se oponen (la mayoría del interior del país) creen que podría ser usado para respaldar los intereses del ex líder cívico.

El periódico gubernamental Cambio fue más duro en su edición de este viernes al señalar que con la compra de El Día por parte de Marinkovic se blinda a los terratenientes cruceños. También señalaron a otros medios como las redes televisivas y los diarios El Deber y El Mundo como parte de este esquema. La nota no tuvo contraparte de ninguno de los canales y periódicos aludidos, como se ha hecho costumbres en la mayoría de los medios del Gobierno.

Anuncios