El tenso cierre de campaña

A dos horas del cierre de campaña, cerramos los tres programas del ciclo de Usted Decide, transmitido por primera vez en Bolivia por la web, la radio y la TV. Hoy estuvo el Sí, anoche el No y el lunes pasado los ciudadanos del Sí y del No. Una apuesta a la pluralidad y el equilibrio, de verdad. Una experiencia, con aciertos y aspectos por mejorar, que sienta las bases de una innovación a corto plazo. Gracias a Gustavo Pedraza por acompañarnos en el análisis, a todo el equipo de trabajo del grupo El Deber y a los que nos apoyaron (Activa TV y Alejandro Fuentes), por el notable esfuerzo. El camino de la propuesta multimedia se comienza a abrir. Empieza también el tiempo de reflexión para una decisión responsable el 21-F. Que la tregua hasta el domingo nos ayude a todos. Gracias por acompañarnos

Análisis sobre el último programa del ciclo de debates en El Deber

Donald Trump y Bernie Sanders, como el agua y el aceite

Donald Trump (republicano) y Bernie Sanders (demócrata) son como el agua y el aceite: Dos polos opuestos, con discursos extremadamente diferentes. En EEUU los analistas políticos más conservadores están preocupados por el ascenso de ambos, que acaban de dejar bastante atrás en las elecciones primarias de New Hampshire a Cruz, a Rubio y a Hillary Clinton. Los dos asustan al sistema político.nbc-fires-donald-trump-after-he-calls-mexicans-rapists-and-drug-runners

Trump es un aparente outsiders de palabras enredadas y de posturas muy primitivas. Sanders es un senador socialista ubicado a la izquierda de Obama, al que solo le faltaría proponer nacionalizaciones para encajar en el “Socialismo del siglo XXI” que se proclama en el sur. Mientras que el inventor de la franquicia del Miss Universo ya tiene hasta presupuestado el muro que construirá en las fronteras estadounidenses para impedir la entrada de migrantes ilegales, el compañero de los Clinton promete subir los impuestos a las grandes compañías, garantizar universidades gratuitas, dar cobertura médica a toda la gente, frenar las “estafas” de la industria farmacéutica, poner fin a la especulación financiera en Wall Street y acabar con el papel de EEUU de “policía del mundo”. Sanders asume incluso que su idea de gobierno “es radical” y convoca a negros, latinos, asiáticos, indígenas y homosexuales a sumarse a su utopía socialista.bernie_2

Trump es primario y radical, a su manera. Apelando al ultranacionalismo y al sentimiento de superioridad estadounidense, el hombre del ‘jopo colorado’ dice que como está ahora su país no gana en nada. EEUU no es líder ya en la economía ni es el más poderoso en las armas, según su diagnóstico. Por eso, promete recuperar el poderío militar de USA, para que nadie tenga la osadía de meterse con su nación. Hasta ahora, Trump y Sanders han tenido más éxito con sus discursos que sus rivales en las primarias. Los dos conquistaron al “electorado rebelde”, expresado ante todo en los votantes jóvenes, y son los “precandidatos del cambio”, según la lectura de algunos analistas. A pesar del evidente éxito de ambos, las elecciones están comenzando y el camino que queda por recorrer aún es largo. Sin embargo, el rumbo parece empezar a ser marcado por los dos políticos que aparecen hasta ahora como el “agua y el aceite”.

Mujica, su revelación y la biología

Jose-Mujica

El genial expresidente uruguayo acaba de hacer una notable revelación. Raúl Castro dejará la presidencia de Cuba en poco tiempo más. José Mujica dice que también él abandonará la política porque con la biología no se puede y hay que respetarla. El paso de los años también alejó a Fidel Castro del poder. El periodista Jon Lee Anderson aseguró en una entrevista reciente con Moisés Naím que el líder de la revolución cubana es ahora una especie de prócer que no toma decisiones en la isla. Anderson dice que Fidel ve con recelo algunas de las medidas de la apertura, pero que su opinión solo llega hasta ahí. Evidentemente, los años pesan y no pasan en vano. Mujica es sabio cuando opina que permanecer en un cargo que ya no se puede ejercer porque el cuerpo no responde solo acelera el camino al cementerio. En Bolivia un político que tuvo la sabiduría de retirarse a tiempo de la política fue Víctor Paz. La jubilación del líder del MNR fue absoluta y perdió casi todo el contacto con medios en los últimos años de su vida. Quedan pocos en el país que siguen sin entender lo que ahora Mujica proclama.

 

De vuelta

Fue solo una pausa. Hoy vuelvo después de cuatro años de inactividad con un nuevo sitio. Nací con La Calle. Ahora te hablaré desde Tuffípedia, con la intención de hacerlo a diario. Todo lo que te diga aquí es mi visión personal de la realidad. No compromete la línea editorial e informativa del medio en el que trabajo desde hace 18 años: El Deber, en sus distintas plataformas. Escribiré de los temas que más me apasionan: periodismo, política, economía, vida cotidiana, fútbol. Trataré de hacerlo hasta donde la libertad lo permita. Y alertaré cuando esa libertad no sea plena. Lo haré sin ataduras a poderes, aunque es difícil conseguirlo. Acompáñame desde ahora en este nuevo propósito de crecer cada día juntos.

10727050_10152466512761849_723911687_o-3
Desde hoy, 100% conectados

 

Una expropiación, en medio de turbulencias sociales

FOTO AFPLa nacionalización de la Transportadora de Electricidad, mediante el decreto número 1214, no es una decisión inesperada en Bolivia. Desde que asumió el poder hace seis años, Evo Morales ejecuta expropiaciones cada 1ro. de mayo, siendo la estatización de los hidrocarburos hasta ahora la más resonante de su gestión. La expropiación de las acciones de la Red Eléctrica Española puede ser sorpresiva para esa compañía, pero no lo es para los bolivianos, ya que responde al programa electoral del gobernante socialista y está inscrita explícitamente en la nueva Constitución Política del Estado. En ese sentido, el artículo 378, parágrafo II, de la Carta Magna, registra textualmente el mandato: “Es facultad privativa del Estado el desarrollo de la cadena productiva energética en las etapas de generación, transporte y distribución”. El texto concluye: “La cadena productiva energética no podrá estar sujeta exclusivamente a intereses privados ni podrá concesionarse”.

Como se lee, la nacionalización de la cadena energética estaba prevista y comenzó a ejecutarse en otro 1ro. de mayo, hace dos años, con las empresas generadoras. Estatizado el transporte, el siguiente paso probablemente tocará a las distribuidoras de electricidad, siendo el eslabón más sensible de la cadena por estar ligado al modelo de cooperativas de servicios públicos, compuestas esencialmente por capitales bolivianos.

Evo Morales nacionalizó hasta ahora empresas del sector hidrocarburífero, de las telecomunicaciones, de la minería y de la energía eléctrica. También avanzó con su modelo estatizador en el sector de la aviación y de la producción agrícola. Queda pendiente aún el área de agua y de los recursos forestales. Todo es cuestión de tiempo para consolidar al Estado como el mayor actor de la economía boliviana.

Sin embargo, las nacionalizaciones durante su gobierno ocurren en momentos y contextos cambiantes, pero con métodos similares. La primera y más espectacular fue ejecutada a pocos meses del inicio de su mandato, cuando vivía aún una luna de miel con amplios sectores de la población boliviana. La expropiación de las acciones de empresas petroleras sirvió para que Morales acumule más poder y consiga un respaldo popular inédito para avanzar enseguida cómodamente con sus reformas. Casi lo mismo ocurrió dos años después con la nacionalización de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones. El presidente tenía hasta entonces un cheque en blanco de su electorado para aplicar las medidas que desee en este campo, sin importar las secuelas, como los costosos arbitrajes internacionales y los pagos de millonarias indemnizaciones. Tampoco parecían importar los recuerdos de administraciones estatales ineficientes y politizadas de años anteriores.

El contexto y la coyuntura de esta última estatización es diferente. Aunque mantiene el alcance inamistoso de las anteriores, por la intervención militar de las instalaciones de la empresa afectada, se ejecuta en uno de los momentos de mayor desgaste de la imagen del Gobierno, tanto interna como externa. Evo Morales necesitaba aplicar una iniciativa que le devuelva autoridad y confianza en los propios movimientos populares que lo respaldaron antes incondicionalmente y que en este 1ro de mayo han salido a marchar por las calles del país. Desde hace un mes, Morales enfrenta una durísima huelga de los médicos y trabajadores de salud. Desde hace dos semanas la Central Obrera Boliviana exige un mayor aumento salarial y la reconducción del llamado proceso de cambio que apoyaron antes. Aunque el presidente decretó este martes el aumento salarial en un 8% y un salario mínimo de Bs 1.000 (aproximadamente 120 euros), se espera que el jueves próximo los trabajadores endurezcan sus medidas de protesta contra ese incremento, considerado insuficiente. El tercer conflicto surgido en esta coyuntura es la de la novena marcha indígena de defensa del Parque Isiboro Sécure,                 que amenaza con poner otra vez contra las cuerdas a Morales como ocurrió el año pasado en rechazo a una carretera que pretende partir en dos el corazón de una reserva forestal.

Es en ese escenario de malestar social acumulado, a solo dos años de la próxima elección presidencial, que se da esta expropiación de las acciones de la Red Eléctrica Española en la empresa Transportadora de Electricidad. Ni siquiera el inédito feriado de dos días decretado improvisadamente por el Gobierno a última hora del viernes pasado sirvió para aplacar las protestas callejeras en este 1ro. de mayo.

Morales necesitaba aplicar un golpe de efecto que lo acerque a sus bases electorales, ahora distanciadas, y que le reclaman permanentemente recuperar su “espíritu revolucionario”.

El accionar del presidente boliviano no tiene relación directa con la conducta nacionalizadora de su colega argentina, Cristina Fernández. Al contrario, paradójicamente el mismo día en que Morales expropia las acciones de la red Eléctrica Española se reúne con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, para anunciar juntos el potenciamiento de la producción gasífera del campo Margarita, el mayor de Bolivia. Las relaciones del gobierno boliviano con las petroleras, sobre todo la española, parecen estar mejor que nunca. En la misma semana en que la presidenta de Argentina confiscó las acciones de Repsol en YPF, en La Paz Evo Morales anunció un decreto de incentivos para la producción de crudo.

En lo que sí hay semejanzas es en la justificación de la expropiación. Igual que Cristina, Morales asegura que el motivo de la estatización de la Transportadora de Electricidad es su baja inversión, calculada en solo 80 millones de dólares en 16 años, cuando el Estado boliviano destinó por cuenta propia 220 millones de dólares al sector en solo 6 años.

El Estado tiene 180 días desde ahora para definir el valor de las acciones expropiadas. En ese periodo también debe recuperar la calma social. La duda es si otra medida de shock como la de este martes permitirá al Gobierno retomar la iniciativa en su relación con los llamados movimientos sociales de Bolivia. Hasta el momento, la estatización de las generadoras de electricidad tuvo secuelas sentidas por todos los bolivianos. Apagones por la caída de las inversiones. En hidrocarburos pasó lo mismo. Es otro de los lados oscuros de las nacionalizaciones que aumentan la desconfianza que no tuvo antes este proceso.

Apuntes poscarnavaleros

Cuando todavía se siente la resaca carnavalera, suele ser frecuente un balance para considerar mejoras en la celebración, de manera que gane en atracción y no ahuyente a la gente y a los potenciales turistas.

Este año sobresale el espectáculo de las precarnavaleras y el de la coronación de la Reina. Sobre todo este último acontecimiento puso de manifiesto el notable esfuerzo y la creatividad de la comparsa Creidazos y de su majestad Davinia Fernández, una de las más bellas y carismáticas de los últimos tiempos. El techo que se ha puesto a los coronadores del próximo año es muy alto y éstos tendrán que invertir más recursos y tiempo para superar la calidad alcanzada en 2012. La organización del corso también mejoró, tanto en puntualidad como en la fluidez del paso de las comparsas. Aunque no faltaron los excesos, cada año que pasa se impone la vistosidad de los trajes y la entusiasta presentación de bailes de las agrupaciones sobre todo más adultas y tradicionales. Ya se aprecia espectáculo en las coreografías de las comparsas más conocidas, especialmente las formadas por las damas, cuyo esfuerzo se debe aplaudir. Quienes en el pasado reclamaban algo para ofrecer a los turistas tienen una respuesta en estas agrupaciones que gastan bastante en sus trajes y en otros detalles de sus presentaciones. Aunque este año no se vieron muchos carros, los que aparecieron en la farándula alcanzaron una calidad admirable. Es deseable que los premios municipales sean más atractivos para estimular una mayor inversión.
Los camarotes le han dado a los espectadores otro trato, lo mismo que las sillas y graderías, que ofrecen un poco más de seguridad. Sin embargo, se tendrá que mejorar el control de los precios, de manera que no resulten prohibitivos para las mayorías.
En lo que se requiere un control más riguroso es en los tres días de mojazón. Como lo advirtieron algunos historiadores, los garajes amenazan con matar el carnaval cruceño. Es cierto que la violencia de años pasados en la calle Ballivián obligó a muchos comparseros a aislarse en los estacionamientos cerrados del centro. Sin embargo, se necesita recuperar el viejo concepto de compartir la alegría carnavalera en las calles.
Las tarimas también le han quitado la esencia a la celebración. Ni qué decir del uso de la pintura y el daño que se causa a los edificios que son patrimonio histórico. No basta con las multas que se anuncian, ni con cerrar la plaza principal para evitarlo. Se necesita un compromiso mayor de los comparseros con la ciudad, reforzar las campañas preventivas, dictar normas adecuadas para frenar sobre todo la venta indiscriminada de tintas y tener autoridades e instituciones activas durante los días de festejo que las hagan cumplir sin contemplaciones.
Otra necesidad en las calles son los urinarios o baños móviles. Se podría obligar a las empresas, sobre todo cerveceras, que como parte de sus tareas de responsabilidad social los instalen en un número suficiente.

Algunas críticas al contrato con OAS

Foto: Subcentral TIPNISLa reapertura del debate sobre la consulta para la construcción del tramo II por el corazón del Tipnis se presenta pertinente para analizar otra vez en profundidad la calidad del contrato suscrito con la brasileña OAS, que se adjudicó la obra que vinculará a Villa Tunari con San Ignacio de Moxos. Precisamente, el martes pasado el presidente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz, Rolando Schrupp, expuso en el programa Asuntos Pendientes, de El Deber Radio, varias observaciones al contrato, que deben formar parte de un necesario debate, al que no deben huir las autoridades nacionales, si es que realmente están interesadas en la transparencia del proceso.

Consultado sobre si es técnicamente inviable la construcción del tramo II si es que no pasa por el Tipnis, como lo acaba de sentenciar el lunes pasado la ABC, el dirigente de la Cadecocruz afirmó que ‘lo que es técnicamente inviable es el contrato con la OAS’. Respaldándose en documentación, Rolando Schrupp asegura que el acuerdo con la compañía brasileña tiene varios vicios que deberían provocar su nulidad. Algunos de ellos se relacionan con los tiempos de adjudicación de esta obra vial y con ciertas exigencias iniciales que luego se cambiaron, presuntamente con el objetivo de favorecer a la constructora del vecino país. El dirigente de la Cadecocruz ha dado un paso más en sus cuestionamientos al asegurar que este y otros contratos están hechos a la medida de las constructoras brasileñas, ofreciéndoles ventajas que las compañías nacionales
no tienen.

Con documentación, Schrupp también observó el precio de la obra vial de 306 kilómetros, que comparada con otros proyectos, tiene un costo mayor por kilómetro construido. Según el dirigente empresarial, tampoco se debería hablar de tramos, ya que el contrato establece la construcción de una carretera completa. Eso explica, según Schrupp,
porqué ahora la ABC hablamás de ‘fases’ que de ‘tramos’. La afirmación más polémica del presidente de las constructoras apunta a cuestionar la condición de prioridad que
le dio el Gobierno a este proyecto vial. Según Schrupp, debería ser una obra secundaria y de ninguna manera fundamental, en el marco de los planes de integración
delineados en el IRSSA. El empresario asegura que hay otras prioridades y que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos solo busca debilitar o destruir el aparato productivo cruceño.

Para concluir, considera que si el contrato de OAS se ejecuta como está, muchos tendrán en el futuro que someterse a juicios de responsabilidades. Las dudas expuestas son más que importantes y se necesitan respuestas claras del Gobierno y de los técnicos de la ABC. Un debate abierto y público de estos cuestionamientos debería ayudar a las futuras decisiones que se esperan en el marco del complejo conflicto del Tipnis.

Además, se debería responder porqué no ofrecen en Bolivia las mismas oportunidades a las empresas constructoras nacionales, que dicen estar habilitadas y tener la capacidad para adjudicarse proyectos viales de este tamaño.